Target

Target

< Atrás

Cuando hablamos del target de una empresa nos referimos al público objetivo y potencial de un negocio o campaña de marketing. Es decir, todas aquellas personas que, por sus características concretas, tienen muchas posibilidades de convertirse en consumidores de los productos o servicios que se comercializan.

En consecuencia, debemos enfocar todos los recursos de marketing a nuestro alcance para atraer al target adecuado hacia la marca.

Cómo definir el target

Conocer los clientes a quienes interesa que lleguen nuestros productos es imprescindible para el éxito de una empresa. Por eso, es importante tener cuanta más información mejor. Definir los siguientes perfiles nos ayudará a recopilarla:

  • demográfico: sexo, edad, lugar de residencia
  • sociocultural: economía, educación, costumbres…
  • digital: redes sociales usadas, actividad en Internet, búsquedas realizadas…

De igual modo, es necesario que nos planteemos también el origen del tráfico de la web y los lugares de la competencia que visita. De esta manera, tendremos un perfil muy completo sobre el público objetivo al que le interesa dirigirse a nuestra empresa.

¿Por qué es importante?

Conocer cómo son los clientes potenciales de los productos de nuestra marca nos facilita el camino al éxito. Con esta información podemos ahorrar tiempo y dinero en la planificación de las acciones de promoción. Además, tendremos más posibilidades de adecuar de manera correcta la oferta a los intereses del target.

Conocer las características del público objetivo de la web nos ayudará también a la segmentación de nuestros posibles usuarios por aspectos básicos, como la edad. De esta manera, tendremos más posibilidades de crear acciones realmente efectivas.

En definitiva, podemos decir que conocer con detalle el target de una empresa es un requisito indispensable para construir un plan de marketing sólido, con garantías de éxito en la promoción de un determinado producto o servicio que deseemos comercializar.